Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
5 septiembre 2009 6 05 /09 /septiembre /2009 15:54

Los hermanos de Jesús

Infinidad de textos en el Nuevo Testamento hablan de los hermanos de Jesús: Mateo 12,46; 13,55; Hechos 1,14;

Todavía estaba hablando a la muchedumbre (Jesús), cuando su madre y sus hermanos se presentaron fuera y trataban de hablar con él (Mateo 12,46; Marcos 3,31; y Lucas 8,19).

¿No es éste el hijo del carpintero?  ¿No se llama su madre María, y sus hermanos, Jacobo, José, Simón y Judas? ¿No están todas sus hermanas con nosotros?  (Mateo 13,55-56 y Marcos 6,3).

Después bajo a Cafarnaúm con su madre y sus hermanos y sus discípulos (Juan 2,12).

Y le dijeron sus hermanos: Sal de aquí y vete a Judea,  para que también tus discípulos vean las obras que haces, pues nadie actúa en secreto cuando quiere ser conocido… Es que ni siquiera sus hermanos creían en él (Juan 7,3.5)

Todos estos (los apóstoles) perseveraban unánimes en oración y ruego, con las mujeres, y con María la madre de Jesús, y con sus hermanos (Hechos 1,14).

¿No tenemos derecho a llevar con nosotros una mujer hermana, como los demás apóstoles y los hermanos del Señor y Cefas? (I Corintios 9,5).

Pero no vi a ningún otro de los apóstoles, sino a Jacobo el hermano del Señor (Gálatas 1,19).

 Es evidente que no es un texto sacado de la manga de la camisa la que prueba la maternidad humana de María: tuvo muchos hijos. Pero ¿por qué la Biblia no habla de los hijos de María sino de los hermanos de Jesús? – Pues obviamente que los evangelios son cristocéntricos y no mariacéntricos, giran en torno a la persona de Jesús y no de María, por ello escriben en referencia a Jesús y no a María. Recordemos que María todavía no era un tema polémico.

Es interesante notar que el término griego ajdelfov" (adelfós) se traduce como hermano carnal o hermano en la fe. Curiosamente este término es el usado por Mateo, Marcos, Lucas, Juan y Pablo cuando se refiere a los hermanos del Señor.

Si leemos detenidamente los textos anteriores deduciremos, sin mucha dificultad, que no se trata de hermanos en la fe, pues en Juan 7,3.5 nos dice que sus hermanos no creían en él.

Tampoco son apóstoles o discípulos por dos razones: una, porque no creían en él (Jn 7,3-5) y otra porque el mismo texto hace la diferencia entre los hermanos del Señor y los apóstoles o discípulos (Juan 2,12 y Hechos 1,13-14).

Tampoco son primos o parientes, como dijo San Jerónimo en su tratado contra Helvidio en el año 383 por cuanto el término usado es ajdelfov" (adelfós) que se traduce como hermano, y no avvnejyio" (anepsiosjv) que se traduce como primo o suggeni" (sugénis) que se traduce como pariente. Además es comprensible el criterio del exégeta, por cuanto la doctrina mariana en su tiempo ya había sido aceptada, y por ende él tenía que buscar argumentos que concordaran con el pensamiento de la Iglesia de su tiempo, por ello su argumento no puede ser válido, o al menos es dudoso, aparte de que contrasta con el pensamiento eclesial de los primeros siglos.

Repito, curiosamente los cuatro evangelios, el libro de Hechos y Pablo usan el término ajdelfov" (adelfós) que se traduce como hermano y ni uno solo utiliza los otros.

Los hijos de María

¿Será posible encontrar algún nexo que indique que los hermanos de Jesús eran hijos de María, para terminar de aclarar el asunto?

Partamos de los nombres de los hermanos de Jesús, a saber:

¿No es éste el hijo del carpintero?  ¿No se llama su madre María, y sus hermanos, Jacobo, José, Simón y Judas? ¿No están todas sus hermanas con nosotros?  (Mateo 13,55-56 y Marcos 6,3).

Tenemos que los hermanos de Jesús son Jacobo, José, Simón y Judas, y que ninguno de ellos era apóstol o discípulo del Señor, antes de la asunción al cielo. Tome nota de eso.

¿Quiénes estaban al pie de la cruz de nuestro Señor, cuando lo crucificaron? Para ello acudiremos al Evangelio según san Juan, que según dicen era el discípulo amado del Señor que se quedó con María, después de la muerte de nuestro Señor, veamos:

“Junto a la cruz de Jesús estaban su madre y la hermana de su madre, María, mujer de Clopás, y María Magdalena” (Juan 19,25).

25EiJsthvkeisan de; para; tw`/ staurw`/ tou`  jIhsou` hJ mhvthr aujtou` kai; hJ ajdelfh; th`" mhtro;" aujtou`, Mariva hJ tou` Klwpa` kai; Mariva hJ Magdalhnhv.

Aquí tenemos que al pie de la cruz estaba su madre María, la hermana de su madre, María la mujer de Clopás y María Magdalena. Parece que había cuatro mujeres:

1.     La madre de él, como es obvio, lo dice Juan que se quedó con ella después de la muerte de Jesús.

2.     La hermana de la madre de él.

3.     María la de Clopás.

4.     María Magdalena.

Es interesante notar que muchos hablan de las tres Marías, pero parece absurdo que la hermana de María también se llamara María; ¿qué padre le va a poner a dos de sus hijas el mismo nombre? Al menos no es la costumbre en el pueblo judío o en la literatura bíblica.

Pero veamos lo que dice otro testigo al respecto, analicemos la versión de Mateo:

Había allí muchas mujeres mirando desde lejos, aquellas que habían seguido a Jesús de Galilea para servirle. Entre ellas estaban María Magdalena, María, la madre de Jacobo y de José, y la madre de los hijos de Zebedeo (Mateo 27,55-56).

55 \Hsan de; ejkei` gunai`ke" pollai; ajpo; makrovqen qewrou`sai, ai{tine" hjkolouvqhsan tw`/  jIhsou` ajpo; th`" Galilaiva" diakonou`sai aujtw`/: 56ejn ai|" h\n Mariva hJ Magdalhnh; kai; Mariva hJ tou`  jIakwvbou kai;  jIwsh;f mhvthr kai; hJ mhvthr tw`n uiJw`n Zebedaivou.

Lo primero que dice Mateo, testigo directo de los hechos, igual que Juan, es que había muchas mujeres.  Pero de las muchas describe a tres mujeres:

1.     María Magdalena (que también describe Juan)

2.     María la madre de Jacobo y de José

3.     La madre de los hijos de Zebedeo

Es curioso que no mencionara la madre de Jesús, ¿o sí la mencionó y no nos dimos cuenta? La segunda María es madre de Jacobo y de José, y resulta que Jacobo y José son hermanos de Jesús, según Mateo 13,55-56. Por lo que podemos inferir que el texto está diciendo, indirectamente, que los hermanos de Jesús, Jacobo y José, son hijos de María.

Analice también los otros evangelios y encontrará coincidencias muy parecidas: Marcos 15,40; Lucas 24,10.

Cabe acotar que no existe ningún elemento milagroso en la muerte de María, pues los Evangelios o el mismo Juan no menciona nada extraño al respecto y se sobreentiende que cuando Juan escribe, 100 d.C., ya María había fallecido. Entonces el asunto de que fue asunta al cielo, hay que ver de dónde se tomó.

http://casadeoraciondanielflores.es.tl/Los-Hermanos-de-Jesus.htm

Repost 0
Published by Dr. Esyin Calderón Valverde - en Apologética
Comenta este artículo
5 septiembre 2009 6 05 /09 /septiembre /2009 15:52

EL CELIBATO Y LA BIBLIA

La Palabra de Dios dice: Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer... que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción..." (I Tm 3,2.4-5).

La Palabra de Dios y la historia nos demuestra con claros ejemplos que el celibato no fue impuesto dentro del cristianismo, al menos durante los primeros quince siglos (1500 años) de vida cristiana.

Si bien es cierto, Jesús fue célibe y también Pablo, y Pablo lo recomienda a toda la Iglesia por la pronta venida de Jesús, también es cierto que Jesús nunca impuso el celibato como regla a sus apóstoles (Pedro era casado) ni la Iglesia lo impuso en los primeros siglos.

Si el celibato no es bíblico, entonces, ¿de dónde surge la práctica católica de prohibir a sacerdotes y obispos el derecho a contraer matrimonio?.

Una primera teoría: Fuentes católicas fidedignas (porque proceden de especialistas en ciencias religiosas, teólogos, filósofos, sociólogos católicos) nos dicen que el origen del celibato se remonta a la influencia maniquea en el catolicismo romano. Veamos lo que dicen literalmente en el Tomo 2, Iglesia, Equipo Eucaristía, Ed. Verbo Divino p. 67-68:

"Ahora bien, que todo lo relacionado con la sexualidad sea percibido como "impuro" es un hecho generalmente comprobado en todas las religiones. También el mundo grego-romano conoce esta impureza sexual y la necesidad de observar la continencia por razones de culto (el caso más famoso es el de los vestales). En este contexto socio-religioso y bajo la influencia del pensamiento maniqueo... se introduce el precepto de la continencia eucarística: se prohibe el uso del matrimonio la noche antes de participar en la eucaristía recibiendo la comunión. El paso de esta continencia eucarística general a una ley especial para los clérigos mayores, ordenando la continencia perpetua (celibato), se explica por la vinculación permanente de estos últimos al culto. Sólo esta razón hace comprensible el canon 33 del Sínodo de Elvira (306 d.C.), en el que se prohibe a los sacerdotes y a todos los dedicados al Sagrado Ministerio el engendrar hijos y se les manda que se abstengan de sus esposas. La continencia eucarística, sin duda el origen del celibato sacerdotal, es también la causa que aparta a los seglares de la comunión frecuente".

Una segunda teoría: Afirma que a finales de la Edad Media e inicios de la Moderna muchos hombres se hacían sacerdotes para obtener grandes terrenos (feudos) y pasarlos a sus hijos. Por ello la Iglesia optó por aprobar el Celibato con el fin de que los sacerdotes no se casaran y así no dejaran herencias a sus hijos sino que los terrenos continuasen siendo de la Iglesia Católica.

Jesús presenta el celibato como un don de algunas personas (Mt 19,11-12 ) pero no lo liga con el servicio o ministerio cristiano. El ligar el celibato como obligatorio más parece una doctrina demoníaca que cristiana (I Tm 4,1-3).

http://casadeoraciondanielflores.es.tl/El-Celibato-y-la-Biblia.htm

Repost 0
Published by Dr. Esyin Calderón Valverde - en Apologética
Comenta este artículo
5 septiembre 2009 6 05 /09 /septiembre /2009 15:51

EL PURGATORIO Y LA BIBLIA

MACABEOS (125 a.C.)

“Después de haber reunido entre sus hombres cerca de dos mil dracmas, las mandó a Jerusalén para ofrecer un sacrificio por el pecado, obrando muy hermosa y noblemente, pensando en la resurrección. Pues de no esperar que los soldados caídos resucitarían, habría sido superfluo y necio rogar por los muertos... Por eso mandó hacer este sacrificio expiatorio a favor de los muertos, para que quedaran liberados del pecado” (II Macabeos 12,43-46).

PLATÓN (427-347 a.C.)

Platón criticó a los maestros órficos de su tiempo: “... quienes iban a las puertas de los ricos y trataban de persuadirlos de que ellos (los maestros órficos) tenían un poder a su disposición, el cual recibían del cielo, que les permitía, a través de sacrificios y encantamientos, enmendar cualquier crimen cometido por el individuo o sus antepasados... Sus misterios nos sacan de los tormentos del otro mundo, mientras que el ignorarlos es castigado terriblemente” (La República II,7).

IGLESIA CATÓLICA HOY

“... otros ya difuntos, se purifican...” (Lumen Gentium 49)

“... porque santo y saludable es el pensamiento de orar por los difuntos para que queden libres de los pecados...” (Lumen Gentium 50).

LOS CRISTIANOS RESPONDEMOS

El Purgatorio no es una doctrina cristiana:

1. En todo la Biblia no es conocida esta doctrina del Purgatorio y solo es mencionada en el Libro de Macabeos. Este libro, a pesar de ser usado por los primeros cristianos, ha sido cuestionado por los judíos de tal modo que quedó fuera de la lista de libros sagrados o canónicos.

2. La idea del Purgatorio no está clara, por no decir, que no está en todo el pensamiento del Nuevo Testamento, es decir, del mensaje cristiano. Tampoco está presente esta doctrina entre los cristianos de los primeros siglos del cristianismo. La idea de un Purgatorio y oraciones por los difuntos no es conocida en la Iglesia Católica o cristiana hasta el año 600 d.C., cuando el Papa Gregorio el Grande hizo declaraciones de un tercer estado, un lugar para la purificación de las almas antes de su entrada al cielo. Esta doctrina no fue aceptada como dogma católico hasta 1459 en el Concilio de Florencia.

3. La idea del Purgatorio más parece una idea griega (ver Platón) que se filtró en el Libro de Macabeos, por influencia de los griegos, pero que no sustentó en el pensamiento judío ni cristiano.

4. La idea del Purgatorio es criticada en el mismo paganismo por Platón ya que parece ser más bien un medio ilícito de ganar dinero que un medio realmente espiritual.

5. La idea de un Purgatorio contradice la Palabra de Dios, ya que la Biblia dice: “y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio” (Hebreos 9,27). En el caso de la muerte que Jesús relata no menciona nada de un Purgatorio, más bien evidencia el hecho de que lo uno siembra eso cosecha. Es decir, que ya muertos no podemos arrepentirnos (Lucas 16,19-31).

http://casadeoraciondanielflores.es.tl/El-Purgatorio-y-la-Biblia.htm

Repost 0
Published by Dr. Esyin Calderón Valverde - en Apologética
Comenta este artículo
5 septiembre 2009 6 05 /09 /septiembre /2009 15:50

LA BIBLIA O LA TRADICIÓN

Los cristianos tenemos como fuente de Revelación solamente las Sagradas Escrituras. Para nosotros sólo las Sagradas Escrituras es la Palabra de Dios.

Para los católicos, por el contrario, existen dos fuentes de la Revelación, a saber: las Sagradas Escrituras y la Tradición. Así lo manifiesta en el Concilio Vaticano II, cuando dice:

“La Sagrada Tradición, pues, y la Sagrada Escritura constituyen un solo depósito sagrado de la Palabra de Dios... Pero el oficio de interpretar auténticamente la Palabra de Dios escrita o transmitida ha sido confiado únicamente al Magisterio vivo de la Iglesia... Es evidente por tanto, que la Sagrada Tradición, la Sagrada Escritura y el Magisterio de la Iglesia, según el designio sapientísimo de Dios, están entrelazados y unidos de tal forma que no tiene consistencia el uno sin los otros, y que juntos, cada uno a su modo, bajo la acción del Espíritu Santo, contribuyen eficazmente a la salvación de las almas” (Dei Verbum 10).

Para los hermanos que desconocen lo que es el Vaticano II les resumimos lo siguiente. En 1962 todos los obispos, especialistas católicos y el Papa se reunieron y en varios documentos escribieron las doctrinas fundamentales del catolicismo. Ese Concilio duró varios años: de 1962 a 1965 y de ellos salió “Los Documentos del Vaticano II”. Un católico que no acate lo que ahí dice, automáticamente no es católico. Estos documentos vienen a ser como la Biblia del Católico; como el Mormón para los Mormones; como el Corán para los Musulmanes; como la Biblia para los cristianos.

La Iglesia Católica cree más en La Tradición que en La Biblia, prueba de ello es que la mayoría de doctrinas católicas se han originado en la Tradición y no en la Biblia. Para ellos la Tradición es la Palabra de Dios.

Entendemos por Tradición aquellas doctrinas que tuvieron un origen fuera de la Biblia, es decir, su origen es extrabíblico. Muchas de ellas son herejías pues son enseñanzas o doctrinas falsas que contradicen lo que dijo nuestro Señor Jesucristo o los apóstoles. Una herejía es una doctrina falsa. No todas las tradiciones católicas son herejías pues algunas de ellas, aunque no tengan un origen bíblico, no contradicen las Sagradas Escrituras.

Ahora leamos lo que dice la Palabra de Dios sobre la Tradición:

“Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilizas basadas en las tradiciones de los hombres, conforme a los elementos del mundo, y no según Cristo” (Colosenses 2,8).

Y también agrega:

“Pero si aún nosotros, o un ángel del cielo, os anuncia un evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema... Si alguien os predica un evangelio diferente del que habéis recibido, sea anatema” (Gálatas 1,8-9).

Solo la Sagrada Escritura es la Palabra de Dios. Si alguien cree en otro evangelio, sea anatema o maldito.

http://casadeoraciondanielflores.es.tl/La-Biblia-o-la-Tradici%F3n.htm

Repost 0
Published by Dr. Esyin Calderón Valverde - en Apologética
Comenta este artículo
5 septiembre 2009 6 05 /09 /septiembre /2009 15:49

¿Por qué dejé la Iglesia Católica?

Nací en el seno de la Iglesia Católica. Desde pequeño me atrajeron los asuntos religiosos: la vida de los santos y la Biblia. Comencé a leerla cuando tenía 9 o 10 años. A la edad de 17 años comencé en el movimiento carismático donde serví al Señor junto con mi hermano Miguel en el campo de la música y la predicación, formando grupos de oración en muchas parroquias y filiales. Luego me convertí en profesor de religión. Comencé mis primeros pasos en los colegios de Ciudad Cortés y Palmar Norte. Ocho años impartiendo Educación Religiosa. Después me decidí ser sacerdote católico e ingresé al Seminario Central en Paso Ancho: cuatro años en el Seminario. Ahí saqué mi bachillerato en Filosofía que tanto me ha servido.

En el Seminario Central me destaqué en el campo de los Medios de Comunicación Social y llegué a ser el director de la comisión de comunicación social: tenía a cargo el programa Un Encuentro con Cristo en Canal 7, Con Cristo y María en Radio Fides, la página del Seminario en el Eco Católico y fundé "La Voz del Seminarista" en Radio Sinaí. Participe en un retiro para sacerdotes en Monterrey, México, con algunos compañeros. Es decir tenía una vida hermosa.

En ese tiempo me realizaba en el campo de la Renovación Carismática Católica, orábamos por los enfermos, cantábamos al Señor y predicábamos la Palabra del Señor: mucha gente venía a los pies del Señor.

En el Seminario Central no vieron con buenos ojos que fuera de la Renovación Carismática pues lo consideraban un movimiento protestante dentro de la iglesia católica. En varias ocasiones me advertían contra esta idea pero yo no desistí. Me dijeron que me tomara un año para que pensara que el sacerdote es para todos los grupos y no solo para un movimiento eclesial. En ese año que salí del seminario comencé, con mi hermano Miguel, cuatro grupos de oración fuertes en la Iglesia Católica de Rivas, el Hoyón, Pedregoso y la Hermosa (todos en Pérez Zeledón). Los grupos fueron un éxito rotundo y las iglesias se llenaban al tope: todos venían para que oráramos por sus enfermedades, la gente oraba y comenzaban a leer la Biblia, los jóvenes llenaban los templos católicos en todas las filiales que visitábamos.

El obispo de Pérez Zeledón, Ignacio Trejos Picado y el párroco, Hugo Barrantes, nos dijeron que hiciéramos oración pero que no oraran por los enfermos sobre todo con eso que llaman descanso en el Espíritu. Nosotros no podíamos detener eso, pues en nuestro corazón veíamos que eso era lo que producía los milagros y las sanidades. Nos llegó una carta del obispo prohibiéndonos orar por los enfermos y hacer oración en los templos católicos.

Hicimos la Casa de Oración en Daniel Flores, Pérez Zeledón, San José. Comenzamos a orar, pese a la prohibición de la Iglesia Católica. Mucha gente comenzó a venir y fueron sanados. Mi hermano formó la Casa de Oración en el Hoyón y yo me quedé con la de Daniel Flores. Ahí seguimos orando por los enfermos, predicando la Palabra de Dios y cantando al Señor.

http://casadeoraciondanielflores.es.tl/%BFPor-qu-e2--dej-e2--el-Catolicismo-f-.htm

Repost 0
Published by Dr. Esyin Calderón Valverde - en Apologética
Comenta este artículo
5 septiembre 2009 6 05 /09 /septiembre /2009 15:48

EL TALÓN DE AQUILES

Según la Mitología griega Aquiles fue sumergido en la aguas del infernal río Éstige, o Estigio, por su madre, para hacerlo invulnerable, pero como lo sujetó por el talón, éste quedó sin protección.  Aquiles pereció a consecuencia de una herida en el talón, causada por un flechazo de Paris o, según otros, del dios Apolo.

Los cristianos, a semejanza de Aquiles, tenemos partes vulnerables por donde Satanás nos puede tentar y de esa manera matar espiritualmente.

Satanás quiso destruir a Jesús a través de tres tentaciones que menciona la Biblia, y Jesús venció esas tres tentaciones con el poder de la Palabra de Dios.

Nuestro Señor fue tentado a romper un ayuno (Mt 4,2-3); a hacerse famoso (Mt 4,5-6) y a tener un gran poder político y económico sobre el mundo (Mt 4,8-10). Cada una de esas tentaciones la venció con el conocimiento que tenía de la Palabra de Dios.

A la tentación de romper el ayuno respondió al Diablo con el texto de Deuteronomio 18,3: "Escrito está, no solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios" (Mt 4,4).

A la tentación de hacerse famoso respondió al Diablo con Deuteronomio 6,16: "Jesús le dijo: Escrito está también: no tentarás al Señor tu Dios" (Mt 4,7).

A la tentación de poderío político y riquezas le responde con Deuteronomio 6,13: "Entonces Jesús le dijo: Vete Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás y solo a el darás culto" (Mt 4,10).

Esto nos enseña que podemos vencer las tentaciones con ayuda de la Palabra de Dios. Veamos algunos textos bíblicos que nos ayudan a vencer diversas tentaciones que el Diablo nos va a presentar.

La Tentación de decir malas palabras: "Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes" (Efesios 4,29).

Las tentaciones de fornicar, idolatría, adulterio, afeminamiento, homosexualismo, robar, avaricia, emborracharse, maldecir a otro, estafar: "No os engañéis: ni los fornicarios, ni los  idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios" (I Corintios 6,9-10).

Para otras tentaciones: "Manifiestas son las obras de la carne..." (Gálatas 5,19-21).


http://casadeoraciondanielflores.es.tl/El-tal%F3n-de-Aquiles.htm

Repost 0
Published by Dr. Esyin Calderón Valverde - en Varios
Comenta este artículo
5 septiembre 2009 6 05 /09 /septiembre /2009 15:47

POR TUS PALABRAS SERÁS JUZGADO

“Si el árbol es bueno, su fruto es bueno; si el árbol es malo, su fruto es malo, porque por el fruto se conoce el árbol.  ¡Generación de víboras! ¿Cómo podéis hablar lo bueno, siendo malos? Porque de la abundancia del corazón habla la boca... Pero yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio, pues por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado” (Mateo 12,33-37).

Así como un árbol se conoce por su fruto, así un cristiano se conoce por sus obras.  Jesús dice que de lo que abunda en el corazón habla la boca. Eso quiere decir que tú hablas según lo que abunde en tu corazón: si tu corazón está lleno de Dios, entonces hablarás constantemente de Dios; pero si tu corazón está lleno de inmoralidad, entonces hablarás constantemente de inmoralidad. Por ello debemos llenar nuestro corazón de Dios para hablar siempre de Dios.

Otra enseñanza que inferimos del texto anterior es que Dios nos pedirá cuentas de todas las palabras que hayamos dicho. Según Jesús por nuestro vocabulario seremos salvados o condenados al infierno.

“Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes. Y no entristezcáis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención” (Efesios 4,29-30).

En primer lugar dice la Palabra que ninguna palabra corrompida salga de nuestra boca, es decir, nada sucio, inmoral, ninguna maldición, etc.

En segundo lugar dice la Palabra que nuestra boca debe servir para edificar, dar gracia a los oyentes. Es decir, que cuando tú hables sea para que otros crezcan espiritualmente. Es triste ver a un cristiano hablar vulgaridades que en lugar de edificar manda a otros al infierno, y muchos lo hacen para no sentirse fuera de lugar o para impresionar.

En tercer lugar la Palabra dice que cuando tú hablas inmoralidades entristeces al Espíritu Santo. El Espíritu Santo que está en ti se entristece cuando no hablas de acuerdo a la Palabra.

La Palabra de Dios dice que los maldicientes no heredarán el Reino de Dios (I Co 6,10). Santiago nos dice que no debemos bendecir y maldecir con la misma lengua. Con la lengua bendecimos a Dios y maldecimos a los hombres. De ninguna manera (Santiago 3,9-12).

Hermanos propongámonos cortar con el vocabulario sucio e inmoral y comenzar a usar nuestra boca para engrandecer el Reino de nuestro Dios.

http://casadeoraciondanielflores.es.tl/Por-tus-palabras-ser%E1s-juzgado.htm

Repost 0
Published by Dr. Esyin Calderón Valverde - en Moral
Comenta este artículo
5 septiembre 2009 6 05 /09 /septiembre /2009 15:46

EL DIVORCIO

En este tratado no interesa lo que diga la gente sobre el divorcio sino lo que piensa Dios al respecto, que al fin y al cabo es ante quien daremos cuenta de nuestros actos en la tierra.

En el Nuevo Testamento encontramos referencias claras sobre el divorcio en Mateo 1,19; 5,31-32 y 19,9. También encontramos referencias sobre la separación en I Corintios 7,10-16.

Las palabras griegas utilizadas para divorcio y separación son distintas: una cosa es divorcio (apolúo) y otra es separación (Coritzo).

En I de Corintios 7,10-16 se habla de separación y no de divorcio. En el caso bíblico mencionado una pareja se puede separar si uno de los dos es cristiano y el otro pagano. Se fundamenta en que Dios nos llama a vivir en paz. En el caso de separación, el cristiano no puede volver a casarse de nuevo, siguiendo el texto bíblico. Si quiere tener pareja tiene que hacerlo con la que tenía antes. Pablo recomienda no separarse porque podemos salvar a la pareja pagana.

Muy diferente a la separación es el divorcio. Vemos a un José dispuesto a divorciarse de María por creer que ella le había sido infiel (Mateo 1,19). En este caso, por motivo de adulterio se justificaba el divorcio. Esto concuerda con lo que dijo Jesús sobre el divorcio: "Y yo os digo que cualquiera que repudie a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera..." (Mateo 19,5-9; 5,31-32).

Jesús es claro al afirmar que el divorcio es permitido cuando hay adulterio o fornicación. Es decir, que si tu pareja le ha sido infiel y usted se separó de ella y te casaste con otra, no estás en pecado.

A diferencia de la separación, en el divorcio si es permitido volver a casarse. En el mismo verso 9, de Mateo 19 es evidente cuando Jesús dice "y se casa con otra", pero es evidente que esto excluye a los que se divorcian por causa de adulterio.

Dios quisiera que los matrimonios nunca se separaran ni se divorciaran porque los hijos son los que más sufren. Es muy importante que la pareja en crisis busque ayuda y que el divorcio sea la última alternativa, después de haber probado la consejería del pastor, del experto en problemas matrimoniales, del psicólogo, de la oración, etc. Y lo otro es no sentirse mal por estar divorciado por culpa de una infidelidad del otro, pues no estás en pecado y puedes casarte y hasta servir a Dios. Bíblicamente no hay ningún impedimento.  La pareja deja de ser una sola carne cuando hay adulterio; el matrimonio está automáticamente disuelto.

http://casadeoraciondanielflores.es.tl/El-divorsio-y-la-B%EDblia.htm

Repost 0
Published by Dr. Esyin Calderón Valverde - en Moral
Comenta este artículo
5 septiembre 2009 6 05 /09 /septiembre /2009 15:45

LAS LEYES CIVILES

"Cuando alguno de vosotros tiene un pleito con otro, ¿cómo se atreve a llevar la causa ante los injustos y no ante los santos?  ¿No sabéis que los santos han de juzgar al mundo?  Y si vosotros vais a juzgar al mundo, ¿no sois acaso dignos de juzgar esas naderías?  ¿No sabéis que hemos de juzgar a los ángeles? Y ¡como no las cosas de esta vida!" (I Corintios 6,1-3).

La vida de nosotros los cristianos es muy distinta a la vida de los paganos. No nos regimos por las leyes civiles sino por la Palabra de Dios. De hecho consideramos que las leyes civiles no son la solución para los problemas del hombre. Recordemos que las leyes civiles no tienen un fundamento en la Palabra de Dios. De hecho, cuando las leyes se han creado, los hacedores de las mismas no han convocado al pueblo a orar y ayunar para que Dios los ilumine a hacer lo mejor, lo más acorde con la Palabra de Dios. Pero no confundamos: no nos regimos por las leyes civiles pero sí las respetamos. Lo que quiero decir es que entre la Ley Civil y la Palabra de Dios, debemos obedecer la Palabra de Dios.

De hecho los cristianos no aceptamos las cárceles porque estas son castigos y no medidas correctivas, es decir, que su fin es castigar al hombre y no mejorarlo. Las estadísticas prueban que las cárceles, los castigos físicos y la pena de muerte no cambian a nadie, mientras que la concientización y el poder del Espíritu Santo transforman asesinos y criminales de todo tipo, cuando el hombre está dispuesto a ser cambiado por Dios.

Durante su vida terrenal Jesús criticó fuertemente la actitud de los Fariseos, pues se creían mejor que los demás y por esa actitud despreciaban a los pecadores. Jesús es enfático al decir: "No juzguéis para que no seáis juzgados, porque con el juicio con que juzgáis seréis juzgados, y con la medida que medís seréis medidos" (Mateo 7,1-2). El juzgar a los humanos es una tarea exclusivamente de Dios. Los humanos no podemos juzgar a los humanos porque todos somos pecadores.

El mejor ejemplo de la forma en que debemos tratar con los pecadores nos lo demuestra Jesús cuando le traen una mujer descubierta en fraganti adulterio. Y Jesús fue claro cuando dijo: "el que no tiene pecado tire la primera piedra" (Juan 8,1-11).

En resumen: los casos de injusticia en la Iglesia deben ventilarse en la Iglesia. Y la forma de tratar cada caso debe ser conforme a la Palabra de Dios y no por presiones del mundo pagano que nunca entenderán el espíritu del cristianismo que se basa en el perdón y cree que el ser humano puede cambiar sin necesidad de una cárcel o de un castigo.

http://casadeoraciondanielflores.es.tl/Las-leyes-civiles-y-la-b%EDblia.htm

Repost 0
Published by Dr. Esyin Calderón Valverde - en Moral
Comenta este artículo
5 septiembre 2009 6 05 /09 /septiembre /2009 15:44

LA TELEVISIÓN Y LOS VALORES

Los diarios nos alarman con los homicidios, suicidios, violaciones de jóvenes y niños, la violencia en la sociedad y en los centros educativos, cantidad de niñas y adolescentes embarazadas y la gran crisis de valores que enfrenta el mundo actual.

Como ex-director de colegio y sobre todo como educador, soy testigo de la alarmante violencia y rebeldía que manifiestan nuestros estudiantes.

Los profesionales se reúnen para frenar tal crisis de valores con boletas, castigos, bajonazos de calificaciones, talleres, y mil cosas más que parecen no dar ningún resultado.

Desde hace muchos años, décadas, expertos advertían sobre los resultados, en los niños de aquel entonces, cuando fueran mayores. En aquel entonces los MEDIOS DE COMUNICACION, sobre todo la televisión, comenzaron a sembrar violencia, pornografía, rebeldía y toda clase de antivalor. No me explico por qué el Estado nunca hizo nada para frenar algo que hoy estamos cosechando.

La televisión desde hace décadas es la niñera en los hogares. Los padres de familia y las empleadas domésticas para quitarse a esos "chiquillos" majaderos le encienden la televisión y así se los quitan durante la mañana y tal vez toda la tarde de encima. Después la sociedad se queja de la rebeldía, de la violencia, las violaciones sexuales, los suicidios y la crisis de valores. Señores, lo que uno siembra, eso cosecha (Gálatas 6,7-8)

¡Qué lástima que los padres de familia en lugar de poner a sus hijos frente a un televisor, no los enviaran a jugar al patio!

¡Qué lástima que en lugar de comprarles esos juguetes violentos no les compraran carritos, y miles de juguetes más que no son violentos!

Padres de familia que dejan a sus hijos ver tele, no se alarmen si el día de mañana sus hijos son violadores, o matan a alguien por una insignificancia o se suicidan. Lo que uno siembra eso cosecha.

Padre de familia sabía usted que si su hijo ve programas violentos o pornográficos se convierte en un asesino o violador en potencia, aunque nunca haya matado o violado a nadie. Una persona que ve mucha violencia se convierte en un asesino por dentro, y cuando se le presente la oportunidad (un colerón) perderá sus estribos y si tiene una arma en mano la descargará contra el otro. ¡Qué lástima que a la cárcel vayan las víctimas de la televisión y no las televisoras, que son las verdaderas culpables de esta crisis!

http://casadeoraciondanielflores.es.tl/La-televisi%F3n-y-los-valores.htm

Repost 0
Published by Dr. Esyin Calderón Valverde - en Moral
Comenta este artículo

Presentación

  • : El blog del Dr. Esyin Calderón Valverde
  • : Los temas presentados se están actualizando constantemente. Se emiten en una esfera de respeto y libertad de expresión.
  • Contacto

Perfil

  • Dr. Esyin Calderón Valverde
  • Bach. en Filosofía y Humanidades; Bachillerato en Educación I y II Ciclo; Licenciatura en Docencia para Filosofía; Licenciatura en I y II Ciclo; Maestría en Administración Educativa; Doctorado en Ciencias de la Educación
  • Bach. en Filosofía y Humanidades; Bachillerato en Educación I y II Ciclo; Licenciatura en Docencia para Filosofía; Licenciatura en I y II Ciclo; Maestría en Administración Educativa; Doctorado en Ciencias de la Educación

Buscar

Enlaces