Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
9 septiembre 2009 3 09 /09 /septiembre /2009 18:48

1. LOS VALORES EN LA EDUCACIÓN

Dr. Esyin Calderón Valverde

En primer lugar definamos lo que entendemos por valor moral.

Valor moral: Conducta humana que se adecua a las normas sociales establecidas en una determinada comunidad, sin necesidad de un poder restrictivo.

El mundo atraviesa una crisis de valores: Esta expresión es discutible, pues la sociedad, a través del tiempo, pasa momentos de crisis en el ámbito axiológico. Roma en los últimos momentos de su apogeo como Imperio estuvo sumida en un caos moral indiscutible. Entonces en el campo de los valores la sociedad tiene altibajos, y eso es normal. No podemos decir que estamos en una crisis de valores, pues podemos estar mejor o peor que ciertos períodos de la historia, depende con quien nos comparamos.

Los valores son relativos: Si seguimos la filosofía de Parménides diremos que los valores no existen porque lo que en un pueblo es bueno, en otro es malo. Es decir no existe un concepto unívoco de lo que es bueno o malo. En un mismo país lo que para unos es bueno, para otros es malo; entre las religiones se manejan conceptos distintos de lo bueno y lo malo; incluso entre las familias de una comunidad lo bueno y malo es relativo. ¿Entonces qué es lo bueno? Pues desde esta perspectiva lo bueno no existe, ni tampoco lo malo.

Bueno es hacer lo que la mayoría considera bueno: esto es un poco de democracia. Dado que lo bueno y lo malo no puede ser definido como lo uno, lo universal, lo que no cambia, entonces acudiremos a una concepción más de sentido común: lo que piensa la mayoría. Me parece que esto es lo más justo.

Desde esta segunda perspectiva entonces, lo bueno sería lo que la sociedad considere como bueno, y lo que la sociedad considera como bueno son las leyes establecidas, los gobiernos elegidos democráticamente, porque esos gobiernos fueron escogidos por nosotros democráticamente. Las leyes que ellos aprueben son las que nosotros, de antemano, hemos aprobado. De esta manera se evita el caos social, pues sin normas una sociedad se despedaza, como también sucede con la familia.

Entonces lo bueno para la sociedad costarricense es lo que está establecido en la Constitución Política y en todas las otras leyes de la República. Actuar en contra de ello, en contra de las leyes es hacer lo malo. Por lo tanto, la norma, las leyes, nos dicen que es lo bueno y qué es lo malo.

Las Normas: Son las leyes establecidas, que debo obedecer quiera o no quiera. Debo sujetarme a ellas aunque no esté de acuerdo para que haya paz social. Puedo estar en desacuerdo con ellas, pero debo obedecerlas porque es la voluntad de la mayoría. Si no estoy de acuerdo con las normas de la mayoría debo irme para otro lugar donde existan normas que se adecuen a mi forma de pensar. Si quiero cambiar esas leyes a la fuerza, con violencia entonces soy un tirano o déspota. Es muy importante tomar en cuenta que no siempre voy a estar de acuerdo con las leyes, pues gracias a Dios todos pensamos distinto, y eso nos lleva a aportar elementos que enriquecen nuestra forma de pensamiento, y eso es normal, pero sobre todo ello está el respeto por los que otros piensan, el saber que mi forma de pensamiento puede ser equivocada y no es la palabra de Dios.

Los valores: Son las conductas humanas que se adecuan a las normas sociales establecidas, sin necesidad de un poder restrictivo. Yo soy honesto porque creo que es importante ser honesto y nadie tiene que obligarme a ello: lo hago porque me nace. Yo soy respetuoso, responsable, cumplo las leyes porque es necesario hacerlo. Respeto la forma de pensamiento del otro porque me nace, no porque me obligan. Soy responsable en mi trabajo porque creo en la responsabilidad y no porque me rebajan el salario o me llaman la atención o me pueden despedir.

La norma precede al valor: En el hogar deben existir límites, acciones correctivas, normas establecidas, deberes que le enseñen al niño a saber distinguir lo correcto de lo incorrecto, lo bueno de lo malo. Se le debe enseñar a ser respetuoso, honesto, responsable, solidario, etc. Conforme crece la norma comienza a ser sustituida por los valores y comienza el proceso de concienciación: convencer al joven de porqué es bueno esto o aquello junto con cierto grado de norma (Obligación).

La Globalización y los valores: La sociedad del siglo XIX se vio envuelta en un fenómeno totalmente nuevo: la influencia de los Medios de Comunicación Social. De pronto todo el mundo piensa parecido a Estados Unidos o a Europa. El concepto de bueno y malo está variando en el mundo entero.

Durante muchos siglos el concepto de bueno y malo, al menos en Europa y América estaba regido por principios cristianos: amor, paz, solidaridad, justicia, respeto, cortesía, etc. En este paradigma cristiano vale más la persona que es, que la persona que tiene: EL SER SOBRE EL TENER. Vale más un hombre respetuoso que un hombre adinerado, con un buen vehículo; vale más una mujer honesta, que una mujer con un “buen cuerpo”.

Ahora tenemos un cambio de paradigma: los Medios de Comunicación Social nos imponen otro paradigma sobre lo que es bueno y lo que es malo.

Se dio un giro en cuanto al valor del ser humano: VALE MÁS EL TENER QUE EL SER. Es decir tú vales por lo que tienes y no por lo que eres.

Una mujer vale por tener un hermoso cuerpo y no por ser honesta, respetuosa, responsable, buena madre, etc.

Un hombre vale por tener un buen cuerpo, buen billete, buen carro, y no por ser caballeroso, respetuoso, honesto, servicial, empático, etc.

Valemos por tener cosas: la mejor casa del barrio, el mejor carro del barrio, la mejor refrigeradora, el mejor nintendo, el mejor televisor, la mejor computadora, el mejor celular, etc. A la escuela enviamos a nuestros hijos con lo mejor en marcas, aunque sea de poca duración: valemos por la marca de zapatos que usamos, la marca de anteojos, etc.

Los medios de comunicación nos transmiten que las conductas que valen la pena son las más inmorales, como sucede con los Simpson y otra cantidad de películas. Entonces el niño que vale es el más inmoral, el más corrupto, el más violento.

A nivel familiar los medios de comunicación (novelas) nos enseñan a ser adúlteros (infieles), a jugar de chiquillos (hombres y mujeres de cuarenta), etc.

Existe un choque de valores, producto de esa fusión que está dando o de esta etapa de transición entre los valores cristianos y los valores del neoliberalismo que giran en torno al consumismo, al producir, al generar dinero para las grandes empresas multinaciones o internacionales.

El Neo liberalismo está detrás de todo: Efectivamente detrás de esta nueva mentalidad, de este nuevo paradigma que se proyecta en los Medios de comunicación Social está el interés económico: mientras más consuma más vale. Y todos estamos hipnotizados con esta forma de pensamiento porque hemos sido expuestos a la televisión por muchos años.

Este nuevo paradigma nos despoja del nacionalismo, del amor a la patria, del amor a nuestras costumbres. Nuestras leyendas no valen nada, valen más las que vienen de Estados Unidos o Inglaterra, como Harry Potter. Nuestros cantos no valen nada, valen más los que se originan en Estados Unidos. Pero por supuesto todo girando en torno a consumir el producto extranjero y olvidar el nuestro.

La gente no es feliz: y todo el mundo se tira en una loca aventura para consumir y consumir y valer más. Pero se da cuenta que mientras más consume, más necesita consumir. El que gana 100 000 colones no le alcanza para consumir y se siente infeliz; el que gana 300 000 colones no le alcanza; el que gana un millón tampoco le alcanza, el que gana cinco millones o más tampoco le alcanza porque el consumo no tiene límite siempre habrá alguien que esté en competencia conmigo para valer más. El consumir no nos hace felices, pues de hecho es una trampa del Neoliberalismo, y por ello compramos, compramos, compramos y seguimos comprando, y metemos lo que compramos en un armario, y después en una bodega, y como no nos alcanza las desechamos para seguir comprando: es una locura en la que hemos caído. Hoy compro mi computadora y mañana debo cambiarla por otra mejor y desecho la que tengo o la vendo. Nunca llego a la meta.

La Educación y los valores: Si bien es responsabilidad primera del hogar el fomentar valores en los niños y jóvenes, no podemos escudarnos en eso para no fomentarlos en los centros educativos.

La Educación es un proceso social formativo. No se reduce a la sola instrucción, como lo hemos hecho hasta el momento. Educar es formar y formar es instruir, moralizar, socializar y personalizar. Hemos dejado de lado la moralización o los valores. Tenemos doscientos días que dedicamos a la instrucción ¿cuántos dedicamos a la moralización? Entonces no nos quejemos del incremento de la violencia, del irrespeto, de la deshonestidad, de la falta de valores cívicos, espirituales, y todo lo demás. Lo que sembramos eso cosechamos.

http://casadeoraciondanielflores.es.tl/LOS-VALORES-EN-LA-EDUCACI%D3N.htm

Compartir este post

Repost 0
Published by Dr. Esyin Calderón Valverde - en Valores
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog del Dr. Esyin Calderón Valverde
  • : Los temas presentados se están actualizando constantemente. Se emiten en una esfera de respeto y libertad de expresión.
  • Contacto

Perfil

  • Dr. Esyin Calderón Valverde
  • Bach. en Filosofía y Humanidades; Bachillerato en Educación I y II Ciclo; Licenciatura en Docencia para Filosofía; Licenciatura en I y II Ciclo; Maestría en Administración Educativa; Doctorado en Ciencias de la Educación
  • Bach. en Filosofía y Humanidades; Bachillerato en Educación I y II Ciclo; Licenciatura en Docencia para Filosofía; Licenciatura en I y II Ciclo; Maestría en Administración Educativa; Doctorado en Ciencias de la Educación

Buscar

Enlaces